Blog

¿Qué onda con la innovación?
20-10-2019 por Maria José Cervantes

Innovación es un concepto que se relaciona directamente con el nivel de competitividad de una empresa por lo tanto es un factor por el cual, sin importar en que sector te estés desarrollando, deberás apostar.

Existen varias razones por las cuales una empresa decide innovar, las principales son:

  • Mejorar la calidad de los bienes y/o servicios que ofrecen

  • Reducir los períodos de respuesta a las necesidades de los clientes

  • Mejorar precios y aumentar la rentabilidad

El proceso de innovación puede darse, no necesariamente en cuestiones tecnológicas, pues si revisas los mecanismos creativos de tu empresa, por ejemplo, las actividades de producción, la operación de los procesos de trabajo que implica obtener tu producto final o las diferentes formas en que los clientes usan los productos o servicios de tu empresa, encontraras más de una opción para emprender este trabajo de mejora.

Básicamente, existen dos tipos generales de innovación, según el Manual Oslo:

  1. Innovación comercial o de mercadotecnia, que implica nuevos métodos de comercialización con mejoras notables en la presentación del producto, posicionamiento, promoción o precio.

  2. Organizativa. Nuevos métodos de organización aplicados a las prácticas de negocio, procesos y organización del trabajo o relaciones externas de la empresa.

Una característica del proceso de innovación es que es un proceso irreversible, es decir que, debido al aprendizaje adquirido por la práctica, el uso, la tecnología y el flujo de información que implica, es imposible dar marcha atrás.

Además, puede generar un grado importante de incertidumbre, por lo que debes estar preparado para enfrentarlo. Después de que la empresa concluye con éxito su proyecto de I+D y comienza a comercializar una nueva tecnología empiezan a plantearse incertidumbres que tienen su origen en posibles usos que se le puede dar a esa tecnología o en la evolución de sus rendimientos técnicos en el futuro.

Sin importar porque razón decidas innovar, todo proceso conlleva una relación intrínseca con la tecnología ya que el cambio necesitará reorganizar los procedimientos empresariales que pueden demandar la introducción de nuevas prácticas o medios de organización.