Blog

Nueva Revolución Industrial
01-09-2019 por Maria José Cervantes

 

Vivimos en una era digital, donde la automatización, queramos o no está marcando tendencia y el empresario tiene que reconocer que es imposible aislarse de ello, por lo que adecuarse a las nuevas “reglas del juego” para poder formar parte de este sistema mundial ya es una obligación si es que no queremos perder relevancia en el mercado.

Las oportunidades de desarrollo y expansión son una realidad y está en nuestras manos aprovecharlas pues la tecnología nos pone a la mano las herramientas necesarias para dar ese “salto” a la era digital; sin embargo no hay que perder de vista que el éxito en este cambio, depende de la estrategia que planteemos.

Alcanzar los nuevos objetivos requiere precisamente de implementar dichas herramientas de forma adecuada para no perder la esencia de lo que es nuestro negocio y no olvidar que “no todo lo que es oro brilla” y como dicen lo que es bueno para tu vecino, no necesariamente va a tener el mismo resultado en ti. Por eso es importante que planees paso a paso tu evolución, basándose en la situación real y expectativas de tu empresa.

En tu visión, debes considerar atender las demandas del nuevo mundo global, de tu mercado que sin duda evoluciona al mismo ritmo y la gestión de activos, desde los materiales, hasta tus recursos humanos.

Apostar a la productividad y a obtener lo mejor de tu gente requiere entrar al mundo de la automatización de procesos mediante herramientas digitales, que te permitirán eficientar procesos para obtener a cambio, además de mayores y mejores rendimientos, la libertad de invertir tu tiempo y el de tu gente en aquellas actividades que realmente requieren de su talento, por ejemplo las actividades de gestión y valor agregado: interacción, toma de decisiones, planeación, tareas creativas o desarrollo personal.

Malgastar el talento de tu equipo de trabajo puede marcar la diferencia entre tu competencia y el valor que le dan a tu imagen y reputación.

¿Aún no sabes qué actividades o procesos pueden ser automatizados en tu empresa? Te pongo un ejemplo: la gestión de documentos. Una ineficiente gestión de los documentos hace que los empleados pierdan tiempo y contribuyan a una pérdida del 20% en la productividad cada año, o lo que es lo mismo dos meses de trabajo; en Recursos Humanos los empleados están varias horas al día gastando tiempo en tareas que se pueden automatizar.

El tema es que muchas empresas creen que escanear y guardar es gestión documental y la gestión documental es mucho más que eso. La correcta gestión documental permite automatizar tareas, aumentar productividad y reducir costes.

No quieres tener a tu mejor vendedor perdiendo tiempo organizando expedientes de tus clientes, tratando de hacer llegar las nuevas promociones de tu empresa o sacando estadísticas; lo que seguramente esperas es que esté cerrando ventas y generando clientes nuevos. Invertir tus recursos inteligentemente requiere de herramientas informáticas que te hagan más fácil este camino.

La nueva revolución industrial, no debe interpretarse como una invitación a prescindir de tu gente, la automatización de procesos que exige la era digital demanda redirigir los esfuerzos de tu gente hacia otras actividades más productivas.

Automatiza actividades utilizando procesos informáticos que reduzcan tiempo y optimicen resultados. La tecnología es una oportunidad para potenciarte.

Consulta a un experto que te ayude a identificar tus puntos débiles y áreas de oportunidad, y haz de ellas una ventaja competitiva.