Blog

La complejidad del crecimiento empresarial
06-10-2019 por Maria José Cervantes

Dirigir una compañía en crecimiento es una de las experiencias más estimulantes, siempre y cuando se logre hacer de forma estratégica e inteligente.

Sin embargo, muchos líderes empresariales en lugar de vivir una experiencia gratificante y satisfactoria lo enfrentan como una pesadilla debido a la carga de trabajo agotadora y los cuellos de botella en los procesos de trabajo y la, cada vez más compleja comunicación entre áreas y equipo, complica la productividad y capacidad de respuesta de la compañía.

Esta situación se le conoce como paradoja de crecimiento y darse cuenta de que estamos atravesándola es señal de crecimiento, pero debemos entender que es lo que sucede para activar una estrategia que nos permita salir victoriosos de esta etapa.

Es un error creer que al crecer la compañía todo será más fácil, y cuando el empresario llega a este punto, estas son las tres barreras a las cuales se tendrá que enfrentar:

  • Liderazgo: el líder empieza a sentirse incapaz de delegar y por lo tanto se le dificulta crear dentro de la organización, suficientes líderes a quienes delegar

  • Infraestructura escalable: Es un hecho que, si no se está preparado, se enfrentara a la falta de sistemas y estructuras que permitan el manejo de la comunicación y toma de decisiones que implica este crecimiento.

  • Mercadotecnia: La organización se vuelve incapaz de escalar en una función de mercadotecnia efectiva para atraer nuevas relaciones al negocio (de cualquier índole, ya se sea clientes, talentos, etc), además de atender las elevadas presiones competitivas mientras se está escalando.

Una vez superados estos tres retos, tú y tu organización estarán preparados para el gran salto, la clave está en aprender a delegar, esa es sin duda, una de las habilidades más importantes que debe desarrollar un buen líder.

“Para crecer a 10 empleados, los fundadores deben delegar las tareas en las que son débiles; pero para llegar a 50 empleados, deberán delegar aquellas en las que son fuertes y en muchos casos, esas fortalezas son las que se convierten en debilidades para la organización”.