Blog

Financiamiento ¿qué opciones tenemos?
24-05-2020 por Maria José Cervantes

En estos tiempos de cambio acelerado, los empresarios y dueños de negocios debemos estar listos para adaptarnos a las necesidades cambiantes del mercado de manera rápida, lo que exige flexibilidad de parte del equipo de trabajo, de lo procesos y también, económica.

Hay empresas que tal vez cuentan con la solvencia para sobrellevar esta situación, pero habrá otras más que requieran acudir a fuentes de financiamiento para poder enfrentar estos retos, por eso en este artículo enlistamos las opciones de financiamiento a las que podemos acceder.

  • Liquidez personal. Una cosa son las finanzas de la empresa y otras las personales y lo sano es mantener ambas separadas, sin embargo, si eres de los que tiene sus ‘ahorritos’, ‘romper el cochinito’ podría ser una opción barata de la cual echar mano.
  • Crédito personal.  Si tus necesidades son modestas, esta opción de bajo costo puede ser la opción. La mayoría de los bancos te ofrecen sin casi ningún trámite este tipo de créditos.
  • Amigos y familia. Esta puede ser otra variante de préstamo personal para mantener la liquidez. Sin embargo, si eliges está opción mi consejo es ser muy cuidadoso con el tema de los pagos para evitar dañar las relaciones familiares, por cuestiones económicas.
  • Prestamos sin garantías. Son los que hacen los bancos y entidades crediticias. En estos casos el banco no pide garantías por pequeñas cantidades, pero la tasa de interés suele ser un poco más elevada que la de una tarjeta de crédito.
  • Prestamos con garantía. Las hipotecas y los créditos para autos son un ejemplo de este tipo de financiamiento, en los cuales, si por alguna razón no puedes pagar, el prestamista puede requisar legalmente la propiedad en garantía.
  • Cuentas por cobrar. La financiación de cuentas por cobrar es una clase de préstamo con garantía especial para empresas, estas ponen a disposición un monto de dinero, pero a cambio la garantía del préstamo es el control de las cuentas por cobrar de la empresa. Es una buena línea de financiación, pero a cambio es necesario ceder buena parte del control al prestamista.
  • Capital ángel. Un ángel es un inversor privado que invierte su dinero a cambio de un porcentaje mínimo de las acciones de la empresa. Es como aceptar un socio minoritario y silencioso.
  •  Capital de riesgo.  Toman el relevo cuando los ángeles se van. Las inversiones se hacen escalonadamente y, además, los inversores exigen ejercer control sobre la empresa a cambio de invertir fuertes cantidades de dinero y generalmente, ocupar un lugar en la junta directiva.
  • Ofertas públicas. Consisten en vender una parte de la empresa a inversores en el mercado. En este caso, los inversores que adquieren las acciones y también adquieren derecho sobre la empresa, por lo que incluye el derecho a participar en las decisiones empresariales y elegir a la junta directiva.

 

Ten en cuenta que cuanto más control debas ceder por cada peso de financiación, menos atractiva resultará la fuente de financiamiento porque cuantas más personas tengas que consultar antes para tomar una decisión, más despacio funcionará la empresa.

Antes de aceptar una gran suma de capital, analiza que tanto poder debes ceder. La financiación es útil, pero no es gratis, por lo que elegir una opción es una tarea que debe analizarse seriamente de acuerdo a los planes de la empresa.