Blog

El Valor del Tiempo
04-08-2019 por Maria José Cervantes

Emprender no es un tarea sencilla, pero sin duda es una de las acciones más enriquecedoras que se pueden experimentar a nivel profesional. La razón, es que pone a prueba la voluntad, la disciplina y la capacidad de enfrentarse a uno mismo. Es todo un desafío toparte con temas que nada tienen que ver con tu especialidad, pero debes afrontarlos como si fueran tu zona de expertise.

Y es entonces cuando valoras aún más el tiempo, ese valor por el cual trabajamos y en el cual invertimos todos nuestros bienes esperando obtener el mayor rendimiento posible.

Al hablar de rendimiento o productividad me refiero a todos los aspectos de nuestra vida, no solamente el laboral, que es el relacionado con la parte económica, indispensable para subsistir en este mundo capitalista, sino a nivel personal, donde nos enriquecemos como personas, con el fin de cumplir ese plan de vida a tiempo, si es que lo tenemos.

Pero como decía, a veces el tiempo no rinde y la mayoría de las veces es por una mala administración del mismo y es que no nos damos cuenta de que hay tareas en las cuales invertimos demasiado y los raquíticos resultados no nos aportan rendimientos a largo plazo, perdurables.

Es necesario hacer una pausa en nuestra ajetreada vida, para reconsiderar la manera en que organizamos nuestro tiempo. Hacer un análisis de las actividades diarias y la cantidad de tiempo y esfuerzo que dedicamos, porque esos bienes que deben ser invertidos proporcionalmente a la productividad obtenida.

Stephen Covey, uno de los autores y estudiosos del tema de Administración del tiempo, más reconocidos a nivel mundial decía que “la clave no es dar prioridad a un programa, son programar sus prioridades”. En su libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, planteaba para el análisis del tiempo, el diagrama de “Los 4 cuadrantes del tiempo”, en el cual clasificaba las tareas por Importantes y Urgentes, Importantes y no Urgentes, No Importantes y Urgentes; y No Urgentes Ni Importantes.

Siguiendo esa lógica, aseguraba que nuestra atención debe centrarse en aquellas tareas Importantes, porque son las que ofrecen resultados reales. Hay que tener en cuenta que hay tareas que tienen procesos establecidos para su ejecución, pero es importante revisar la efectividad y eficiencia de los mismos, cuestionarnos ¿estoy invirtiendo el tiempo necesario? ¿los resultados que obtengo son los esperados? ¿hay alguna manera de eficientar esos procesos?

En la actualidad, el avance tecnológico pone a nuestro alcance herramientas que precisamente se enfocan en facilitar el cumplimiento de tareas, mejorar procesos y ponernos en ventaja en nuestra lucha contra el tiempo y la mejora de la productividad. Solo es cuestión de encontrarlas y utilizarlas a nuestro favor, ya sea a nivel empresarial o en el desarrollo de nuestra vida diaria.

Aranza & Cervantes somos una empresa que trabaja precisamente por eso, nuestra misión es crear productos informáticos que generen valor agregado a su tiempo, que se traduzcan en mejores rendimientos, mayor productividad y por ende mejor calidad de vida. Nos mueve el bienestar de las personas, porque creemos que una mejor calidad de vida se logra con una mejor administración del tiempo.