Blog

Creatividad colectiva, gestiónala eficientemente
11-05-2020 por Maria José Cervantes

La única constante en la vida es el cambio y la única manera de enfrentarlo es mediante la innovación, que, al ser un proceso cognitivo-emocional exige un alto grado de confianza, iniciativa y perseverancia de parte del empresario.

Los cambios actuales nos exigen acelerar el paso y unir fuerzas para lograr suficiente empuje y la labor de estar buscando alternativas de trabajo que se adapten a nuestros clientes y necesidades organizacionales, resulta ser una tarea que demanda un alto grado de creatividad de parte de todos los colaboradores.

Por eso en esta ocasión, quiero hablar del Modelo de los 4 estadios de del acto creativo, un modelo que surge del matemático Jules Henri Poincaré, quien trató de explicar como funciona la mente durante este estado; entender el proceso te será útil para obtener el máximo provecho del mismo.

 

1. Preparación: es la etapa en la que las personas se sumergen en el problema y se enfocan a reunir la mayor cantidad posible de datos e información. Entendámoslo como la fase de contextualización, previa a cualquier acción creativa. La búsqueda de información es clave en este punto, por lo que será necesario que los involucrados en el proceso despierten su curiosidad e indaguen tanto como les sea posible para lograr entender la situación de análisis, sus implicaciones y su relación con el entorno.

 

2. Incubación: con la información obtenida en la primera etapa, viene la fase de la lluvia de ideas. Esta etapa se caracteriza por la libre asociación de ideas, algunas podrían parecer no tener sentido en un inicio, pero vale la pena no descartarlas en este punto, pues con el enfoque y retroalimentación correcto llegan a cobrar valor. Procura generar las condiciones para que la mente vuele y piense libremente en todas las posibilidades que existen.

 

3. Iluminación: A raíz de la lluvia de ideas llega el momento de analizar las posibilidades y con ello dar paso al surgimiento de una visión revolucionaria, una idea prometedora sobresale de las demás por ser la que mejor se adapta a las circunstancias de la situación. Cerciórate de que las ideas finales lleven la aportación de todos. La suma de las perspectivas y puntos de vista arroja propuestas de valor bien cimentadas.

 

4. Ejecución: llevar a la práctica las ideas. En este punto, la perseverancia toma singular importancia a la hora de probar la idea ya que es aquí cuando el creativo se enfrente a una lluvia de objeciones, obstáculos y por supuesto aciertos. La resiliencia también será fundamental para mantener la automotivación y debes promoverla entre todo el equipo.

 

«Existe una gran diferencia entre quienes hacen realidad algo que han inventado y quienes sólo sueñan con ello”

 

Ten presente que el trabajo colaborativo es lo que hace la diferencia, por lo que es poco probable que las ideas de un individuo asilado puedan aportar algún avance significativo.

Promueve el trabajo en equipo y la adaptación de las ideas personales a la nueva pauta de colaboración y feedback. Solamente aquellos que tienen la capacidad de integrarse activamente en un proceso de creatividad colectiva podrán aportar las ideas más relevantes.